jueves, 7 de julio de 2016

Evasión fiscal.¡Yo también lo haría!

Puede ser debido a las pocas explicaciones recibidas por parte de quienes tenían la responsabilidad de explicarlo, o por aquellas que recibimos a través de la historia del feudalismo impositivo.
¡Pagar impuestos es de tontos! ¡Si pudiera yo también lo haría!, pero como tengo nómina, me controlan o me obligan a facturar todo, no puedo. Esta frase es muy frecuente “en off, claro”.
¿Qué tipo de cultura impositiva tenemos? ¿Hemos sabido explicar que sin impuestos no sería posible que los que menos ingresos tienen (niños, ancianos, jóvenes, etc.) no podrían acceder a unos servicios de sanidad, educación o protección social medianamente decentes? Que sería inviable construir hospitales, carreteras, servicios hidráulicos,Juzgados, etc.
¿Es imaginable una sociedad en la cual cada uno se pague lo suyo si no se tienen recursos humanos o naturales cuya explotación vaya a pleno rendimiento y que además fuese Sostenible en el tiempo? Sinceramente creo que no.
Por otro lado, ¿Qué imagen es la que hemos vendido sobre los poderosos/ famosos? Hasta la fecha, que son intocables y que no pasa nada siempre y cuando le den bien al balón ,curveen en la moto y ganen premios, salgan en las revistas del corazón, se casen con algún famoso/a , bailen flamenco o tengan poder político de decisión…
A primera vista, una solución podría ser la de implantar Valores y Principios a las nuevas generaciones, pero dada la experiencia a este respecto( no se han dejado ideologías al margen y dado la materia de forma imparcial) no creo fuese efectiva. Una Lástima…
Si yo pudiese… Pues yo, ni lo hago, ni no lo haría. Creo en el Estado de Bienestar y en que Hacienda somos todos; y que cuando alguien no cumple, hay que presionar para que el principio jurídico-constitucional del art. 14CE “Todos somos iguales ante la Ley”, tome más protagonismo, si cabe, en estos casos.

sábado, 16 de abril de 2016

Principio de insolidaridad social: La presión fiscal y la evasión de impuestos.

Llevaba tiempo con ganas de escribir sobre este asunto, y a pesar de la rabia que me produce, lo haré de manera calmada y educada.
Quizá pueda parecer recurrente y oportunista dada la afluencia de noticias sobre desviación del déficit, huida de capitales y presunto fraude fiscal, pero creo preciso escribir sobre ello.
Vivimos en un País maravilloso lleno de gentes trabajadoras y honradas que tienen algo en común: Construir un futuro mejor para sus descendientes/ascendientes y sus conciudadanos.
También vivimos en un País con personas que hacen justo lo contrario: Piensan y actúan de manera egoísta, falseando o disimulando ingresos para no aportar a ese futuro común.
En tercer lugar, y no por ello de menor importancia, están los gestores y administradores de nuestros impuestos. ¿Qué decir de ellos( pretéritos y presentes) respecto al control sobre la evasión fiscal? : Mucho, y no necesariamente bueno….
Cualquier trabajador autónomo sabe bien de lo que hablo.
Tras una intensa lucha por conseguir obtener ingresos, llega la hora de tributar por ellos, y es este momento, uno de los que más cuesta asimilar.
El primer día de cada mes, simplemente por pagar tu seguro de autónomo, por llenar el depósito de combustible, por pagar el alquiler de tu local/negocio, por abonar el importe de luz, agua, seguros, asesoría laboral y fiscal, etc. y en definitiva todo aquello que precisas para salir a buscar trabajo e ingresos, simplemente por eso, verás como de tu cuenta sale una media de 800 euros.
Tras un duro mes de trabajo, cuando llegue la hora de facturar, habrás de tener en cuenta que has de retener de tus ingresos una media del 18%, lo cual, no evitará que en tu pago trimestral tengas que abonar cantidades a cuenta de ese IRPF.
¿Qué decir del IVA? Si eres consecuente con la finalidad de ese impuesto (y yo lo soy), asumirás que su destino ( educación, pensiones, desempleo, sanidad, servicios públicos, etc) es imprescindible para nuestra sociedad, y que ,por tanto, debes hacer tu correspondiente liquidación, pero eso sí, sin que nadie te remunere por esa actuación recaudatoria y de gestión gratuita para la hacienda pública.
Cuando llegas a casa y tienes un momento para relajarte, entonces ves en las noticias que deportistas,políticos,actores,escritores, y en definitiva las grandes fortunas del Mundo entero, los que más posibilidades económicas tienen, esos que hasta ese momento han sido tus referencias sociales, políticas y culturales, esos,  son precisamente los que se han reído de ti y se han aprovechado de tu esfuerzo y de tus sacrificios personales y familiares.
¿Qué decir al respecto? Mucho o nada..,
Esta situación no obtiene su solución en hacer lo mismo que ellos, aunque  en ocasiones nos entren ganas de hacerlo, pero es una cuestión de todos impedir que esto suceda y que salgan impunes de sus actuaciones, sean delictivas o simplemente faltas de ética.


martes, 22 de marzo de 2016

Tristeza e indignación

Sería sencillo decir que no hay palabras para expresar lo que sentimos ante un acto terrorista como el que ha acaecido en Bruselas hace pocas horas. No sólo sería demasiado sencillo, además, esto sería mentir.
Sí que las tenemos: Rabia,dolor,miedo,inseguridad,incertidumbre, impotencia, y por supuesto, tristeza e indignación.
Me quedo con esta última y lo hago por muchas razones, pero sobre todo por no entender cómo es posible que personas que llegan a un país buscando una mejor calidad de vida y de futuro para ellos y sus descendientes, no hayan sido capaces de inculcar en los suyos el agradecimiento y los valores de libertad de los que en sus países de origen no disfrutaban.
Me pregunto: ¿Tan mal hemos tratado los europeos a aquellos que han llegado buscando mejorar su calidad de vida? Acaso no hemos tratado de igualar sus derechos con el resto de ciudadanos? ¿No les hemos atendido en hospitales o escolarizado a sus hijos? ¿No se les ayuda con subvenciones en comedores escolares, y en tantas otras cosas? ¿Tan mala memoria tienen respecto a cómo malvivían y a la opresión a la que estaban sometidos, sin democracia ni libertades públicas, que quieren modificar nuestra manera de vivir( la que ellos ansiaban) que es antagónica a a la suya?

sábado, 27 de febrero de 2016

Cobardía y Miedo.....el fracaso de la sociedad ante la violencia Machista.

Tras las recientes y terribles noticias sobre las últimas victimas de violencia machista , me pregunto acerca de cuáles son los motivos reales que llevan a un hombre a cometer un hecho terrible y drástico como es el asesinato de una mujer. Seguramente los más rápidos que nos vienen a la mente son los celos o el odio por ser abandonado, pero yo opino que el más certero es el miedo. Miedo a la soledad, al fracaso, a no reconocer los errores y a no darse cuenta de que ya es demasiado tarde para recuperar el amor de una mujer que, seguramente, le dió muchas oportunidades y perdonó otras tantas... Para mi esto tiene un nombre: Cobardía. Una cobardía que en ocasiones ,y en tiempo previo a la acción , es amparada por una sociedad que aun dicta el qué , el cómo y el cuándo de lo que las mujeres pueden o no hacer. Grave error. Soluciones a futuro: Educación en igualdad de valores y respeto. Solución en presente: Concienciación y manifestación pública ante cualquier tipo de comentario misojeno de nuestro entorno más cercano. Hoy sabemos de las victimas por los medios de comunicación, pero quizá mañana lo vivamos en primera persona...y ya será demasiado tarde.

miércoles, 28 de octubre de 2015

La Isla...

A diario podemos comprobar los errores que nuestra sociedad comete y repite sin cuestionarse, o al menos  no de una manera seria,  si el rumbo trazado es el adecuado.
Nos hemos empeñado en coger velocidad de crucero y no nos pararemos aunque el final sea un precipicio imposible de salvar.
Ya es tiempo..
Es tiempo de reflexionar  y precisar en qué debemos seguir avanzando y en qué debemos retroceder y subsanar .
Me pregunto:
¿Es imprescindible que nuestro coche aparque solo? ¿o es imprescindible que apostemos por una educación de mayor calidad, donde no exista merma de recursos humanos y materiales ,en la que se apueste por forjar unas bases fuertes y no en una saturación de información que aporta más dudas que certezas?
¿Es correcta la redistribución de la riqueza y el aprovechamiento de los bienes materiales y humanos existentes?
¿Deben tener ciertos deportistas/empresarios/grupos ,unos rendimientos mil veces superiores a la media del salario de un trabajador imprescindible? Deportistas/empresarios/grupos  que posiblemente "invertirán "su dinero( el que no evadan al fisco o simulen dentro de sociedades de inversión de capital) en la compra de un Ferrari /yate/palacete último modelo que sinceramente tampoco creo que le sea necesario,al tiempo que el trabajador a duras penas llegará a fin de mes.
¿Qué aporta la permisividad fiscal sobre la existencia de  determinados negocios jurídicos que apenas tributan ,mientras que un sufrido autónomo lo hace al 15 o al 21%?
¿Hemos valorado en su justa medida a la familia como fuente de factor social (para  que podamos sostener el sistema de pensiones públicas )o como fuente de vida  y creadora de riqueza cultural y futuro?
¿Se ha apoyado de verdad a la mujer/ madre  o al hombre/padre que pretende conciliar la vida laboral con la familiar? ¿Acaso  la natalidad  no debería ser considerada como un bien de inversión?
Muchas preguntas con clara respuesta, en mi humilde opinión.
Una primera respuesta( la más fácil) es repartir mucha culpa a la clase política,No es correcto. Lo cierto es que no son más culpables que nosotros.Todos sabemos en qué erramos y qué deberíamos modificar, pero no lo hacemos, o al menos no con la intensidad que se precisa. 
Seguimos comprando y produciendo lo que no necesitamos; seguimos tirando comida a la basura mientras que otros pasan hambre; seguimos permitiendo inversiones descomunales que no sabemos ciertamente de su resultado mientras que la inversiones en salud son ridículas.

Tantas cosas han de cambiar que quizá todo sea una utopía.
Como diría un amigo mio :Antonio, lo tuyo es una isla(Tomás Moro)

martes, 27 de octubre de 2015

¿La isla?

A diario podemos comprobar los errores que nuestra sociedad comete y repite sin cuestionarse, o al menos  no de una manera seria,  si el rumbo trazado es el adecuado.
Nos hemos empeñado en coger velocidad de crucero y no nos pararemos aunque el final sea un precipicio imposible de salvar.
Ya es tiempo..
Es tiempo de reflexionar  y precisar en qué debemos seguir avanzando y en qué debemos retroceder y subsanar .
Me pregunto:
¿Es imprescindible que nuestro coche aparque solo? ¿o es imprescindible que apostemos por una educación de mayor calidad, donde no exista merma de recursos humanos y materiales ,en la que se apueste por forjar unas bases fuertes y no en una saturación de información que aporta más dudas que certezas?
¿Es correcta la redistribución de la riqueza y el aprovechamiento de los bienes materiales y humanos existentes?
¿Deben tener ciertos deportistas/empresarios/grupos ,unos rendimientos mil veces superiores a la media del salario de un trabajador imprescindible? Deportistas/empresarios/grupos  que posiblemente "invertirán "su dinero( el que no evadan al fisco o simulen dentro de sociedades de inversión de capital) en la compra de un Ferrari /yate/palacete último modelo que sinceramente tampoco creo que le sea necesario,al tiempo que el trabajador a duras penas llegará a fin de mes.
¿Qué aporta la permisividad fiscal sobre la existencia de  determinados negocios jurídicos que apenas tributan ,mientras que un sufrido autónomo lo hace al 15 o al 21%?
¿Hemos valorado en su justa medida a la familia como fuente de factor social (para  que podamos sostener el sistema de pensiones públicas )o como fuente de vida  y creadora de riqueza cultural y futuro?
¿Se ha apoyado de verdad a la mujer/ madre  o al hombre/padre que pretende conciliar la vida laboral con la familiar? ¿Acaso  la natalidad  no debería ser considerada como un bien de inversión?
Muchas preguntas con clara respuesta, en mi humilde opinión.
Una primera respuesta( la más fácil) es repartir mucha culpa a la clase política,No es correcto. Lo cierto es que no son más culpables que nosotros.Todos sabemos en qué erramos y qué deberíamos modificar, pero no lo hacemos, o al menos no con la intensidad que se precisa. 
Seguimos comprando y produciendo lo que no necesitamos; seguimos tirando comida a la basura mientras que otros pasan hambre; seguimos permitiendo inversiones descomunales que no sabemos ciertamente de su resultado mientras que la inversiones en salud son ridículas.

Tantas cosas han de cambiar que quizá todo sea una utopía.
Como diría un amigo mio :Antonio, lo tuyo es una isla(Tomás Moro)

sábado, 29 de agosto de 2015

Migración hacia la libertad.

A muchos le podrá parecer postureo o simplemente palabras vacías que no tendrán ningún efecto posterior, pero no puedo evitar pronunciarme sobre la catarsis mundial que los actuales movimientos migratorios están provocando y sus consecuencias.
Guerras,hambruna,esclavitud,radicalismos,opresión,economía.... todos y cada uno de estos hechos provocan en quienes los padecen la búsqueda de un bien concreto: la Libertad.
Libertad de expresión, libertad para obtener una mejor calidad de vida,libertad para buscar la prosperidad sin soportar el yugo religioso , dictatorial  o económico que sufren en sus países de origen.
Desde nuestros (más o menos )cómodos aposentos miraremos con preocupación los hechos acontecidos; unos desde la posición de vulnerabilidad pensando que no seremos capaces de soportar un movimiento migratorio que usurpe "nuestra tierra" y altere el estatus quo. Otros desde la perspectiva social que no sabe cómo actuar ni qué hacer en pro de esas mareas humanas que carecen de los más elementales bienes,comodidades o servicios. También, como ya se ha demostrado en otras ocasiones, los habrá que directamente y sin escrúpulos tratarán este asunto como un tema de fronteras y derechos, los nuestros.
Lo más cómodo es la pasividad y el dejar que otros se ocupen del tema, pero creo sinceramente que esa postura ha de avergonzarnos y/o como mínimo llevarnos a alguna reflexión.
Sinceramente, este tema me sobrepasa, pero eso no me impide actuar aunque sea a nivel individual. ¿Tranquilidad de Conciencia ? no. Vergüenza ajena, más bien.
l@s que leáis lo escrito os preguntareis qué podemos hacer, o más bien, qué voy a hacer al respecto. En primer lugar hacer esta manifestación y no quedarme pasivo ante el televisor esperando que tras la actualización de la información sobre los intentos de búsqueda de mejor calidad de vida , el  sufrimiento y la pérdida de vidas humanas , me muestren noticias que provocan risa y que intentan calmar la ansiedad que provoca lo anteriormente visto.
En segundo lugar, a nivel individual, comprobaré qué van a  hacer nuestros representantes políticos (a cualquier nivel o escala) sobre este asunto y cuál es su postura.
En tercer, pero no en último lugar, provocar la conciencia de quienes me rodean hasta hacerles llegar a la conclusión de que no es un tema de "otros", es un tema nuestro y más cercano de lo que parece.

"Primero se llevaron a los judíos, 
pero como yo no era judío, no me importó. 
Después se llevaron a los comunistas, 
pero como yo no era comunista, tampoco me importó. 
Luego se llevaron a los obreros, 
pero como yo no era obrero, tampoco me importó. 
Mas tarde se llevaron a los intelectuales, 
pero como yo no era intelectual, tampoco me importó. 
Después siguieron con los curas, 
pero como yo no era cura, tampoco me importó. 
Ahora vienen por mi, pero es demasiado tarde.» 

Bertolt Brecht.